Cerdo Celta criado en explotaciones ganaderas gallegas al aire libre

La Celta era antiguamente una de las razas porcinas más importantes de España y la única autóctona de Galicia. Con la introducción de animales foráneos con mayor índice de productividad, el número de Cerdos Celtas bajó hasta el punto de llegar casi a desaparecer.

El Cerdo Celta es un animal rústico y harmónico, muy bien adaptado a las características del terreno y a la disponibilidad de alimento. Es por ello que nuestros ejemplares se crían al aire libre en régimen extensivo en las montañas gallegas.

Su alimentación, a base de castañas y bellotas, mejora los índices de grasa intramuscular, afectando positivamente en la calidad de los productos. La carne goza así de gran jugosidad, con valores destacados de omega3 y ácido oleico.

Con el firme propósito de poner en valor el más selecto porcino de origen autóctono, ve la luz en 2010 Coporcel, una experiencia pionera de integración vertical en el sector porcino gallego.

Diversos motivos convierten a Coporcel en referente en el segmento de la alimentación gourmet. Las escrupulosas medidas de trazabilidad en la selección genética en los animales de raza celta, el proceso de crecimiento en base a alimentación con productos autóctonos, el sacrificado en instalaciones industriales tecnológicamente punteras, la distribución en formatos de packaging innovadores orientados a cada tipo de consumidor y el know-how de la más alta cocina española con nuestros productos.